“How we feel is always the absolute truth. But the beliefs that prompt any particular state of mind may not be the truth with respect to the possibilities available from the environment´s perspective.”

– Mark Douglas

¿Te has preguntado alguna vez si para aprender algo nuevo es necesario algo más que la simple teoría?

Identifica tus creencias

Identifica porque es que tus creencias te pueden ayudar o perjudicar y mientras sigas viviendo de creencias viejas y obsoletas, no tendrás los resultados que tanto deseas.

Cada vez que vamos a intentar algo nuevo por más preparados que estemos se nos presentará una emoción que inicialmente se aparecía para garantizar nuestra supervivencia (tiempo de las cavernas) y hoy en día ha evolucionado para venir de nuestras creencias que no necesariamente representan un riesgo real, estoy hablando del miedo.

Para empezar algo nuevo o aprender algo nuevo, primero (aunque no lo creas) tienes que verificar si no tienes alguna creencia que esté en conflicto con esa nueva idea. Nuestra mente no está programada para ser objetiva, para vivir en el presente. Lo cual significa qué hay que entrenarla para poder pensar desde estas perspectivas. (Identificarás si tienes una creencia que esté en conflicto con solo preguntarte si sientes un miedo paralizante.)

Si te estas preguntando porque quieras pensar desde estas perspectivas (objetiva y vivir en el presente), sin profundizar, te dejo la frase de una de mis películas favoritas.

“El pasado es historia, el futuro un misterio, pero el ahora es un regalo, por se le llama presente.”

– Maestro Oogway de Kung Fu Panda


Aplícalo a tu vida

Las creencias conflictivas además de evitar que aprendamos algo nuevo, pueden que estén siendo perjudiciales para nosotros. Pongamos un ejemplo: imagina que llevas toda la vida sabiendo que cuando manejas se rebasa por el carril izquierdo…. pregúntate si esa creencia te ayudaría manejando en Reino Unido. (En el Reino Unido se maneja diferente al continente americano). En ese momento te serviría pensar objetivamente y viviendo el presente con esas reglas de tránsito.

La diferencia entre un recuerdo (la memoria) y una creencia es que un recuerdo está formado por información puramente sensorial (vista, olfato, oído, tacto y gusto), en cambio una creencia se trata acerca de cómo nuestro entorno fue interpretado por nosotros. Una creencia es un recuerdo al cual le insertamos energía positiva o negativa y desde ese momento, seamos conscientes o no, está afectando nuestro día a día.

¿Cuándo fue la ultima vez que el miedo te detuvo iniciar algo nuevo?  ¿Te ha pasado esto con respecto a tu dinero? ¿Has tenido miedo al momento de tomar una decisión financiera?

Pregúntate de donde viene esa creencia y cuando la tengas identificada, no te diré que tienes que borrarla porque no se si eso sea posible, pero lo que te recomiendo hacer es que le quites energía a esa creencia y esa misma energía se la entregues a otra creencia que te ayudará a desarrollarte mejor.

¡Basta de dejar que el pasado dicte nuestras acciones!

¡Cambia tus hábitos financieros desde hoy! Asesórate conmigo en cualquier tema que temas.

¿Quieres que estemos en contacto? ¿Solo dejar un mensaje? ¿Tienes una duda?




    Quiero recibir el boletín