«It´s easier to invent the future than to predict it.»

Alan Kay

Cada que te sientas perdido quiero que sepas que… Sí lo estás, y eso no está mal solo no sabes hacia donde ir. Admítelo, cuando no estás logrando algo es cuando te sientes perdido.

Cuando no sabes a donde ir, disfruta la vista, relájate y ponte a pensar realmente que es lo que quieres. Ya sea con tu pareja, con tus finanzas, con tu trabajo o con tu familia, si las cosas no van bien es porque quizás no van a ningún lado.

A todos nos pasa

Estaba hablando con un cliente que se dedica a la natación y me confesó que la natación le gusta bastante porque es un momento donde no solo entrena su cuerpo sino que entrena su mente. Te cuento cómo:

El dice que durante su entrenamiento le llegan una cantidad impresionante de pensamientos que podrían ser abrumadores. Le llegan pensamientos no solo de sus metas deportivas (# de vueltas o si sí puede lograr el entrenamiento ese día, etc.) de posibles gastos que tiene que realizar, a veces también piensa en alguna relación que no va como el querría, y creo que todos sabemos que tipo de pensamientos nos llegan cuando menos lo esperamos. Y por si fuera poco, esos pensamientos nos producen emociones negativas que pueden afectar nuestro desempeño tanto en el deporte como en el día a día.

Aquí el truco es controlar esos pensamientos. El me comparte que una forma de ignorar esas emociones es recordando cual es su camino. Su camino lo define como su proyecto de vida, que incluye lo que quiere lograr, cómo quiere vivir, que experiencias quiere probar. El no se deja llevar por sus emociones sino mas bien las controla.

Cuando sepamos controlarnos, podremos volar en vez de nadar.                                                            Fotografía de Samuel Lopez

Recuerda lo importante

Hoy en día creemos que lograr metas es lo más importante pero lo más importante es vivir mientras avanzamos hacia esas metas. Lo más importante es sentir el agua que atravesamos con cada brazada hacia adelante. Como nadadores no debemos olvidar que estamos nadando y nos gusta nadar, no importa si logramos los 5 km que queríamos en el tiempo que queríamos, no importa si nos tenemos que detener porque nos entró agua a la nariz, no importa que nos rebasaron. Lo que importa es que vamos mejorando cada día con cada brazada, lo que importa es que diario nos metamos a la alberca a seguir nadando.

Seamos como el nadador y disfrutemos de las cosas, no dejemos que las cosas pequeñas nos quite de la vista la grandeza que hay a nuestro al rededor, no dejemos que los detalles te desvíen hacia lo que realmente quieres.

¡Sigue nadando!

¿Quieres que estemos en contacto? ¿Solo dejar un mensaje? ¿Tienes una duda?




    Quiero recibir el boletín