Todos sabemos que los grandes artistas (piensa en cualquier músico o banda que cambió de estilo radicalmente en su último álbum, como Steve Aoki, Taylor Swift, Mike Postner o Dua Lipa) cambian constantemente su estilo, pero por qué será que cuando un artista cambia de estilo nos aferramos al pasado diciendo: «prefiero a la Shakira de antes». Si por algunos fuera, Shakira seguiría cantando ANTOLOGÍA.

Los mejores artistas empiezan desde cero cada que quieren (o cada que lo necesitan) y un álbum musical que no se parece al pasado no siempre agrada a los fans. Lo que no entienden es que eso quería el artista. El artista está empujando sus límites, eliminando viejos tabúes. Claro que a nadie le gusta empezar de nuevo, qué flojera. Además, empezar de nuevo significa dejar atrás algo que nos funcionó para estar en donde estamos. Empezar de nuevo puede traer creencias que pensábamos ya habíamos dejado atrás.

Hazlo sin importar nada.

La Montaña

Imagina que estás subiendo una montaña y ya llevas 2/3 de ésta. Sólo que hay un problema, el camino se terminó y sólo tienes una pared a 90 grados frente a ti (escaladores profesionales no juegan en esta historia). ¿Cómo seguir subiendo? Tenemos muchas opciones dentro de las cuales me parece que las más comunes son:

  • Puedes intentar subir esa pared sabiendo que no eres un escalador profesional y no traes el equipo necesario.
  • Puedes esperar a que suceda algo y la vida/Dios/el Universo quite la pared y aparezca un camino frente a ti que te permita continuar a la cima.
  • Retroceder hasta la última bifurcación e intentar ese camino. ¿Qué tan atrás está esta bifurcación? No se sabe, puede que incluso regreses a la falda de la montaña.

Si eres de los que escoge la opción C, ¡excelente! Aunque no olvides que al llegar a ese punto inicial puedes escoger el no subir esa montaña «porque ya subiste casi toda la montaña y estás contento con lo que lograste».

Lo difícil no está en decir que empezarás de nuevo, lo difícil está en de verdad retroceder, encontrarte a conocidos tuyos en el camino de regreso y platicarles que vas a empezar de nuevo quedando a juicio de ellos como alguien loco o alguien que pierde el tiempo.

Regresar a cero es mejor que quedarte en 2 si sabes que llegarás a 5 tarde o temprano.

Julio César Pérez

Es más, incluso puedes preguntarle a las personas que van bajando de la montaña, qué les pareció la cima y de una u otra forma puedes decidir no subirla.

2 tipos de optimistas

Hay dos tipos de optimistas, ¿cuál eres tú?

– El que se niega a aceptar que no se puede llegar al pico por ese camino y sus intentos son tan efectivos como la mosca que vuela más rápido sólo para estrellarse más duro contra el vidrio que tiene al frente.
– El que reconoce que ese camino no lo llevará a donde él quiere y decide retroceder y empezar de nuevo

El segundo es aquel que acepta que ese camino no lo está llevando a la cima, así que se da media vuelta y regresa para empezar de nuevo sin perder el ánimo ni perder de vista la meta (la cima de la montaña). Sabe que será criticado y que gastará más energía de la que tenía planeada gastar.

El primer optimista es aquel que sigue intentando, y socialmente todos sabemos que está dando su mejor esfuerzo, y no se le juzga negativamente. Este tipo de optimista definitivamente la tiene más tranquilo aunque a un largo plazo esté acabado. En el corto plazo parece estarle yendo muy bien y tiene todo el apoyo de su círculo social.

Someone said, «Don’t be afraid to start again. This time you are not starting from scratch, you starting with experience.»

La fortaleza está en saber qué tipo de optimista estás siendo en ese momento y decidir. Cada día es una decisión, entonces es importante que vivamos felices con nuestras decisiones, sin arrepentimientos y sabiendo que ambos caminos tienen un precio que pagar. No subamos montañas que no queremos subir, no seamos la mosca que le pega al vidrio sólo porque eso se nos enseñó, no nos rindamos sólo porque necesitamos empezar de nuevo.

Keep walking

Conclusión

Seamos ese artista que empieza de nuevo cada año, estirémonos para seguir creciendo, para seguir encontrando nuevos caminos, para desafiar el miedo al juicio de la sociedad. Si queremos saber qué se siente estar en la cima, no hay otra forma que subir nosotros y descubrirlo así que ganémonos unos cuantos críticos y encontrémonos en el camino.

¿Quieres que estemos en contacto? ¿Solo dejar un mensaje? ¿Tienes una duda?




    Quiero recibir el boletín