Nietzsche describe al remordimiento como el acto de añadirle a un primer acto estúpido un segundo acto igualmente estúpido. En cambio, Thoreau dijo que deberíamos aprovechar los remordimientos y no minimizar nuestro pesar, cuidarlo y atenderlo ya que tener remordimientos profundos es volver a vivir.

Not just think about the short term, think about the world that will be after this.

El Remordimiento

En estos tiempos en los que el riesgo se siente tan cerca de nosotros, parece que cada decisión que tomamos es de vida o muerte. Y aún más añádele que por cada una de nuestras decisiones no solo tenemos que lidiar con nuestras consecuencias y remordimientos sino además con el juicio de la gente.

Tú sabes de lo que estoy hablando. ¿Usas mascarilla o no la usas? ¿Asistes a reuniones o te aíslas? ¿Abriste tu negocio o seguiste las reglas del gobierno? ¿Estas viajando? Esta entrada no es para decirte cual lado de la moneda es correcta y cual es incorrecta. Si sigues leyendo recibirás una herramienta que podrá parecer sencilla pero puede ser muy poderosa si se usa bien ya que sabemos que hay decisiones que si salen mal el remordimiento puede ser bastante.

El Método

La herramienta esta basada en la metodología desarrollada por Suzy Welch conocido como método 10 -10 – 10 que tiene el efecto de ponernos en sintonía con distintos futuros nuestros. Cada proceso del 10-10-10 comienza con una pregunta:
¿Cuáles son las consecuencias de cada una de mis diferentes opciones en 10 minutos, en 10 meses y en 10 años? Una vez que te hagas estas preguntas estaremos trayendo el futuro a nuestro presente. Un ejemplo con historia te hará saber que este método puede ayudarte en situaciones bastante comunes que en el momento pueden hacerte sentir en crisis total.

Con Ejemplo es mejor (La Fiesta)

Tienes una fiesta y estás decidiendo si contratar (pagar extra $$ ) una carpa o no. Ya sabemos que uno no puede simplemente confiar ciegamente en el pronóstico del clima, pero aún así, esta decisión tiene ramificaciones económicas. Y obvio siempre queremos que las cosas salgan de la mejor manera posible.

Uno, sí contrato la carpa

Si sí contrato la carpa y efectivamente pago ese dinero extra, en 10 minutos no sentiré nada más que el hueco en mi cartera por haber pagado eso. En 10 meses sentiré 1 de 2 cosas:

1.1 Una felicidad extrema porque ese día llovió y la carpa hizo su trabajo y yo quedé como alguien que toma buenas decisiones y salvo la fiesta. ¡Dinero bien invertido!
1.2 un remordimiento ya que la lluvia ni se asomó el día del evento, y yo solo gasté ese dinero extra en algo que no fue necesario. Y me quede con la voz de mi pareja diciéndome que para qué gasté en algo que no “era” necesario. Dinero perdido, que tonto…

A los 10 años seguramente no será importante la decisión de la carpa A MENOS DE QUE en efecto sí haya llovido. Porque si no llovió, seguro ni recordaré el pesar de tomar esa decisión de si pagar o no pagar. Y aún así sería raro que recordaras esta decisión en 10 años porque los desenlaces son sencillamente ABURRIDOS.

DOS, no contrato la carpa

En 10 minutos solo sentiré el alivio en mi bolsillo por no haber pagado ese dinero extra. En 10 meses sentiré 1 de 2 cosas:

2.1 Una felicidad extrema ya que ese día no llovió y el no tener carpa fue la decisión correcta. Y yo quede como alguien que toma buenas decisiones y me ahorré unos pesos. ¡Dinero ahorrado!
2.2 Un remordimiento ya que ese día llovió y empapó a todos mis invitados así como a la comida. Además de que me quedé con la voz de mi pareja diciéndome que por ahorrarme unos pesos arruiné todo.

A los 10 años seguramente no recordaré la decisión de la carpa A MENOS DE QUE en efecto haya llovido y qué buen relato sería ya que seguramente las escenas vividas serían dignas de unas buenas risas e incluso momentos que se quedarían no solo en mi memoria sino en la de mis invitados.

La respuesta

La respuesta no se dará ya que no sabemos qué es correcto y qué no, pero si ponemos los desenlaces del futuro en nuestro presente, moviendo así el remordimiento del que habla Nietzsche , ya no estaríamos agregando el segundo acto estúpido sino que lo estaríamos anticipando y así nos podríamos preparar para algunos escenarios.

Me parece que la respuesta esta en que no deberíamos tomar las decisiones como si solo importaran los desenlaces de corto plazo (las primeras horas o minutos), ya que muchas veces pareciera que nuestra felicidad TOTAL DE LA VIDA depende del momento presente. Tomemos decisiones sabiendo que el futuro no es solamente el final de la fiesta sino que a veces las cosas salen mal, y no por eso la felicidad de la fiesta debe terminarse. Si llueve y no hay carpa haz lo mejor para disfrutar la lluvia, quizás viendo las reacciones de algunas personas te regalaran alguna sonrisa.

Entonces piensa y vive sabiendo que todo tiene repercusiones en 10 minutos y también en 10 años. Decide mejor viajando al futuro y preparándote para algunos escenarios.

Una fiesta sin carpa y sin lluvia

Cosas inesperadas pasaran y no siempre podremos hacer el método 10-10-10 pero si recordamos que la vida es un conjunto de momentos y futuros quizás disfrutemos mucho más las cosas inesperadas y que:

No es lo que te pasa sino lo que haces con lo que te pasa.

¿Quieres que estemos en contacto? ¿Solo dejar un mensaje? ¿Tienes una duda?




    Quiero recibir el boletín