El otro día estaba en una comida entre compañeros y estábamos platicando acerca de cómo los superhombres han cambiado, específicamente poniendo el ejemplo de Rocky o Rambo vs. Spiderman, Ironman o Thor de hoy en día. (Si bien la comparación no es la mejor, lo interesante es el tema que surge de esto. Quédate y verás)

Al platicar acerca de estos superhombres del ayer y de los de ahora, cada uno comenzó a decir qué característica se notaba más entre ellos. Algunos empezaron a mencionar cosas como la magia de Dr. Strange, el poder de Thor, la voluntad de Capitán América y uno de los participantes en la conversación se atrevió a decir… el dinero.

La respuesta de más de uno en el cuarto fue de asombro y cuestionamiento. ¿El dinero? Preguntó uno de los amigos.

Sin hacer el cuento largo y pesado, ya podrán imaginar a dónde se movió la plática. La conversación ya era de si el dinero era malo o no, de si sólo es una herramienta o algo más. De repente, en la conversación alguien sacó el comentario de que las personas no se deben medir por sus ingresos.

Seguramente ustedes han estado en esta situación, sin embargo, lo que es importante saber aquí es… ¿porqué inició esa conversación? y ¿ Cómo se movió tan rápido a calificar a alguien por lo que gana?

Si el dinero fuera una herramienta como bien se escucha por ahí, ¿no debería darnos igual a todos? ¿Acaso será algo más que una herramienta?

En una cultura como la nuestra me parece que debemos ser abiertos al tema del dinero, dejar de verlo desde un punto de vista bueno o malo, y verlo como lo que es, es dinero y puede ser tan poderoso como queramos. Puede ser un dios moderno como plantea el programa de «American Gods», o puede ser un medio que te permita ir de vacaciones con tu pareja a la playa y escoger ese hotel que sabes vale la pena.

Me parece que el dinero es más que una herramienta, es como el lenguaje, y así como hay decenas de miles de idiomas, lenguas y sistemas de comunicación en este mundo, pienso que hay decenas de formas para el dinero. Y como dicen los especialistas del lenguaje: la comunicación es una vía de dos carriles en donde eres el que habla y también el que escucha.

Un idioma puede sonar brusco, puede sonar chistoso, puede ser incluso muy difícil de aprender. Y aun así, el lenguaje es lo que nos ha hecho crecer como raza. Como el libro de «Sapiens» dice, la capacidad del homo sapiens de comunicarse puede que haya sido la clave para nuestro crecimiento.

Atrevámonos a escuchar un idioma distinto al nuestro, atrevámonos a escuchar frases que en nuestra mente jamás habríamos dicho pero que son igual de válidas. Mientras más abierto estemos a otras formas de pensar y comunicarse, más conscientes seremos de que el dinero es más que sólo una herramienta y si bien nos va, hasta algo podríamos aprender.

¿Qué pienso yo? Pienso que el dinero sí es una herramienta, pero no se puede hablar del dinero como sólo una herramienta, ya que te permite expresar deseos y realizar sueños. Me parece que si sólo lo considerara como una simple herramienta, no podría utilizarla en su máxima expresión.

Me gustaría saber qué piensas. ¿El dinero es sólo una herramienta o es algo más?

¿Quieres que estemos en contacto? ¿Solo dejar un mensaje? ¿Tienes una duda?




    Quiero recibir el boletín